En siete años de trabajo más de 700 familias pasaron por las iniciativas de Primeros Años

44
Esta mañana, las integrantes del grupo “Semillitas de Oro”, que surgió en 2013 de la mano del programa Primeros Años, presentaron ante sus pares a nivel provincial en un encuentro virtual, su historia y dinámica de trabajo. Además, cómo fue el proceso de incorporar este espacio al Municipio. Contaron que han pasado aproximadamente 700 familias por diferentes etapas que tienen como eje el trabajo con la primera infancia y el acompañamiento en la crianza.
El grupo de trabajo de Oro Verde fue invitado a participar de este encuentro sin pertenecer al programa, porque se considera una referencia a nivel provincial y nacional, como una política que pudo articular los diferentes organismos del Estado para consolidarse en la comunidad.
Las facilitadoras, hablaron en la reunión virtual de la consolidación del espacio a través del tiempo y se refirieron a lo que consideran más relevante “es fundamental para nosotras poner el eje en la importancia del juego, en las rondas de crianza y poner en valor los vínculos para criar en comunidad”. Hoy, Semillitas de Oro forma parte de los espacios municipales y continúa trabajando con actividades en casa, y desde hace unos meses, préstamos de libros y juguetes en el marco de la pandemia.
También hicieron hincapié en la historia de este programa: Primeros Años comenzó a fines del 2013 con encuentros de juegos, teniendo como objetivo principal la conexión entre los adultos y el fortalecimiento de las familias como espacio de crianza, pero también la difusión de cuidados en la comunidad. Poco a poco se fue consolidando, conociendo y reconociéndose como un verdadero espacio de juegos y lectura entre las familias que fueron estableciendo lazos identitarios con el espacio.
Hace tres años el programa se reconvierte con nuevos desafíos, reforzando el acompañamiento, haciendo visitas a familias, estableciendo el juego en sus encuentros, y una biblioteca para la primera infancia. Al terminar en 2018 el programa original, cambia su nombre a “Semillitas de Oro”, con encuentros semanales y una fuerte impronta de participación comunitaria, transformándose en una política de abordaje municipal de la primera infancia y sus familias.