Funcionarios municipales visitaron el Frigorífico El Nono antes de emitir el certificado de aptitud ambiental

33

El equipo técnico del Municipio de Oro Verde, visitó esta semana el Frigorífico “El Nono” para auditar las últimas medidas antes de emitir el certificado de aptitud ambiental a la empresa. Remarcaron el fuerte trabajo de reconversión en el tratamiento de todo tipo de efluentes que permiten estar hoy dentro de los parámetros ambientales vigentes. Explicaron que el proceso comenzó hace más de dos años con denuncias realizadas por los vecinos.

Sobre el proceso de reconversión que llevo adelante la empresa, el consultor ambiental José Pablo Brasesco, explicó: “estamos coronando un camino de mejoras en cuanto a saneamiento en la parte ambiental, de tal forma de ir cumpliendo con todas las normativas provinciales existentes, ha habido un fuerte compromiso de parte de los dueños del frigorífico y esto ha requerido también capacitación del personal en trabajar in situ con toda la gente porque esta es una tarea de todos los días”.

Además, relató el trabajo conjunto con el Municipio en este sentido “partimos de algunas denuncias que había, nos reunimos con el responsable de Bromatología municipal José María González he hicimos un primer proyecto de mejoras,  donde se pautaron entre otras cuestiones, reducir los  olores que antes se trataban como un efluente y se empezaron a procesar  grasa  con materia prima para producir grasa o primer jugo bovino, sólidos como mucanga que termina en harina bovina para alimentos de granjas. Se trabajó también la cuestión paisajística con la barrera de árboles, entre otras cuestiones. Hemos cumplido con todas las expectativas de la Secretaría de Ambiente, desde donde se nos otorgó el certificado de funcionamiento y de habilitación sanitaria. Hemos cumplimentado el circuito de la ley Nº 6260 de efluentes industriales, con el decreto municipal sobre el estudio del impacto ambiental, y la idea ahora es poder contar con este certificado de aptitud ambiental que también lo demanda el SENASA. Es parte del control que ellos tienen y seguimos trabajando con auditorías internas y autogestión con la emisión certificados que también presentamos al Municipio y con sus técnicos seguimos trabajando de manera conjunta”.

Por su parte el responsable de Ambiente municipal, Javier Fernández explicó “trabajamos de manera conjunta con el frigorífico desde el área de ambiente, donde hace unos años la provincia a través de un decreto dio la potestad a los municipios de trabajar lo que es un instrumento de gestión ambiental específicamente, que es la emisión de un Certificado de Aptitud Ambiental, tanto a los frigoríficos como a todas las industrias que están instaladas en la localidad, entonces eso hizo a que el área técnica especifica del Municipio se dedique a evaluar los aspectos ambientales que tienen las industrias. Tanto este frigorífico, como el frigorífico Alberdi, tienen mucho impacto en lo que se refieres al ambiente en cuanto a efluentes que liberan a los arroyos. El frigorífico El Nono viene desarrollando informes técnicos que son presentados al municipio para mostrar este cumplimiento. Hemos venido en esta última instancia para emitir el Certificado de Aptitud Ambiental que necesita para presentar ante instituciones como SENASA para sus habilitaciones en lo que respecta a los parámetros que manejan en el tratamiento de efluentes y está dentro de los aprobados por las leyes provinciales y las normativas municipales. Esta visita es la última instancia para la emisión de este certificado que habilita el municipio a partir del cumplimiento de toda la reglamentación ambiental necesaria”.